De odios o amores: productor de Dragon Ball GT habla sobre la controversia que generó el anime

El padre de la saga participó muy poco del proyecto.

Aunque Akira Toriyama ayudó con el diseño de los personajes y con uno que otro arte conceptual, Dragon Ball GT no tuvo el éxito esperado. El anime echó en falta la mente maestra de su creador original y el experimento de Toei Animation duró apenas 64 capítulos.

Varios años después uno de sus productores habló sobre la experiencia de haber trabajado en el anime. Kozo Morishita le dijo a Dragonbook (vía Comic Book) que uno de los principales inconvenientes al momento de crear la historia es que los fanáticos solo querían ver a Goku.

“Cuando Goku no era el personaje principal, la historia se nos salía de las manos. Se podría decir que se volvía inestable”, aseguró.

“Después de más de 500 episodios de TV y más de 15 películas de Dragon Ball, te puedo decir que Goku no es un personaje ordinario. En Dragon Ball Z, cuando había episodios en los que salían otros personajes, los espectadores más jóvenes perdían el interés, incluso si el rating no sufría. Los adultos ven la serie por la historia y pueden disfrutar cómo se desarrollan las cosas, incluso si Goku no aparece, pero los niños ven la serie por el personaje.

En ese sentido, los creadores de GT optaron por darle un vuelco al anime. La serie empezó con un tono cómico mientras Goku trataba de reunir las Esferas del Dragón para volver a ser adulto. Sin embargo, los seguidores de antaño de Dragon Ball esperaban una trama más madura, con combates épicos y villanos para recordar. De ahí que la segunda parte de GT estuviera más enfocada en las batallas y dejara de lado la idea inicial.

Sin embargo, la serie nunca tuvo el alcance de Dragon Ball Z y el 19 de noviembre de 1997 Toei Animation dio por finalizado el experimento.

Fuente: Comic Book