El director de Iron Man 3 quería a una mujer como villano y Marvel se negó

Porque un juguete de una mujer no vende bien.

En un momento en el que el debate de igualdad de género se encuentra caliente en Hollywood, el director de Iron Man 3 ha hecho unas declaraciones que seguramente echarán más leña al fuego. Según Shane Black, inicialmente tenía pensado incluir a una mujer como antagonista, pero la idea fue descartada por Marvel al considerar que un juguete (figura de acción) de una mujer no vendería bien.

“En un primer borrador, Aldrich Killian era una mujer. Entonces recibimos un memo en el nos pedían cambiarlo porque, después de consultarlo, habían decidido que un juguete de una mujer no se iba a vender bien. Me gustaba mucho la idea, como en ‘Remington Steele’, piensas que el villano es un hombre pero al final, la mujer es la que estaba detrás de todo”, dijo Black, que  incluso tuvo que reducir la participación de actrices como Stephanie Szostak y Rebecca Hall dentro de la cinta.

Sin embargo, Black asegura que esta decisión no vino de Kevin Fiege, actual presidente de Marvel Studios, sino directamente de las oficinas de Marvel de Nueva York. Al final, el papel de Killian fue para Guy Pearce y la crítica no fue muy benevolente, no tanto por el desempeño de Pearce, sino por una trama que usó en vano el nombre del Mandarín.