La Organización Mundial de la Salud declara la adicción a los videojuegos una enfermedad

Podrá ser tratada con toda la seriedad que amerita una enfermedad.

Después de varios años de estudios la OMS actualizó su lista de enfermedades y la adicción a los videojuegos ya forma parte de ella.

La Clasificación Internacional de Enfermedades se publicará en el transcurso de este mes y entrará en vigor el 1 de enero de 2022 previo a su paso por la asamblea general.

Su inclusión en este listado no debe ser visto como algo estrictamente negativo. El hecho de que sea considerado como una enfermedad (desorden de comportamiento, para ser más precisos) hace que se estudie más a profundidad el uso excesivo de los videojuegos y se desarrollen tratamientos que ayuden a la persona a superar su adicción.

Es una problemática que existe y que, al ser respaldada por la OMS, ofrece una perspectiva más seria. Lo más importante es puede ser tratada oficialmente como enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud insiste en que los videojuegos como tal no son malos. El problema viene cuando su uso empieza a ser excesivo y aísla socialmente al individuo.