Xbox termina de rematar a Kinect y cesa la producción del adaptador para las Xbox One más recientes

En octubre del año pasado anunciaron que Kinect no iba más.

Microsoft no quiere saber nada de Kinect y sigue eliminando todo rastro de su periférico de movimiento. Ahora es el turno del adaptador que le permitía conectarse al Xbox One S y Xbox One X.

En octubre de 2017 la compañía anunció el cese de la producción de Kinect, algo que no sorprendió a nadie por dada la baja popularidad del periférico.

Lo que muchos no recuerdan es que Kinect empezó siendo un dispositivo apetecido cuando fue lanzado, por allá en 2010. En su momento fue el gadget que más rápido se comercializó, pero al poco tiempo se desinfló. Kinect echó en falta una experiencia de juego más profunda y se quedó en algo muy superficial. Al final, fue más utilizado para usos interactivos que nada tenían que ver con los videojuegos.

Con la noticia de su cese de producción no es de extrañar que Microsoft termine con todo lo relacionado con Kinect, entre ellos su adaptador para Xbox One S y Xbox One X.

Fuente: Eurogamer